Citroën C-Zero

Citroën  C-Zero

Está pensado para un uso principalmente urbano ya que tiene unas dimensiones reducidas, se recarga rápidamente y tiene una autonomía suficiente para trayectos en ciudad. Además, por ser un vehículo eléctrico no hace ruido por lo que en ciudad es especialmente agradable.

El C-Zero lleva un motor eléctrico con una potencia de 64 CV. Va asociado a una caja de cambios automática. La palanca sólo tiene dos posiciones, hacia delante y hacia atrás. Con él es capaz de alcanzar una velocidad de 130 km/h y acelerar desde parado hasta 100 km/h en 15,9 segundos.

El motor se alimenta de unas baterías de iones de litio que van alojadas bajo los pasajeros. El modo de recarga es a través de la red eléctrica convencional. Es necesario un enchufe de 230 V y seis horas para una recarga total. En caso de que se use un enchufe de 400 V, en media hora se puede recargar el 80% de la batería.

Volver